Guillotina contra el caos: el desplome de Alpine en el año I después de Alonso

Roter.Teufel

Sub-Administrador
Team GForum
Entrou
Out 5, 2021
Mensagens
20,871
Gostos Recebidos
875
Guillotina contra el caos: el desplome de Alpine en el año I después de Alonso

16906468059327.jpg


Los fulminantes despidos de Szafnauer y Permane confirman el declive, sólo paliado por el podio de Gasly en la 'sprint race' de Spa.

El viernes, una vez finalizada la primera sesión libre en Spa, el garaje de Alpine fue escenario de una insólita reunión donde sus ingenieros y mecánicos conocieron de forma oficial lo que ya sabían desde días atrás. La escudería había decidido despedir de manera fulminante a Otmar Szafnauer, team principal y Alan Permane, director técnico, al tiempo que Pat Fry, jefe técnico, confirmaba su fichaje por Williams. Exactamente un año después de dejar escapar a Fernando Alonso y Oscar Piastri, la estructura de Alpine reventaba en mil pedazos.

No hay precedentes en la reciente historia de la F1 a la altura de este caos. Mientras Red Bull o Mercedes llevan más de una década con el mismo hombre al frente del organigrama, Alpine ya suma cuatro desde comienzos de 2021. El último será Bruno Famin, que desde este fin de semana asume la máxima responsabilidad, aunque de forma interina. De hecho, tras el citado encuentro en el garaje, convocado de urgencia por culpa de una filtración a la prensa, Famin corrió presuroso a la rueda de prensa de la FIA para ofrecer explicaciones. Sentado a su izquierda, Mike Krack, team principal de Aston Martin, optó por tomárselo a risa: "Nosotros no tenemos tantos cambios".

Hace justo 12 meses, con Alonso aún como líder, Alpine ocupaba la cuarta plaza del Mundial, con 96 puntos sobre Williams. Hoy, el equipo francés se ha descolgado hasta el sexto puesto, con sólo 36 unidades de ventaja ante los británicos. Y aún peor que los números resulta el daño en la reputación para un equipo tantas veces azotado por las prisas. Desde el portazo del asturiano, concretado el pasado 31 de julio en Hungaroring, Alpine no ha podido levantar cabeza.

Las figuras de Szafnauer y Laurent Rossi, ex líder del proyecto despedido hace poco más de una semana, han quedado especialmente señaladas. Ambos decidieron dejar libre a Piastri tras un confuso episodio donde el australiano llegó a desmentir un comunicado oficial del equipo. Y ambos renunciaron también al liderazgo de Alonso, al considerar que el bicampeón era demasiado veterano como para capitanear un proyecto a medio plazo. Piastri habló de "falta de claridad" y "ruptura de la confianza", mientras el ovetense, este mismo lunes, envió otra carga de profundidad: "No fue una elección firmar con Aston Martin, porque en realidad no hubo ninguna oferta de Alpine. Si a comienzos de 2022 hubiese tenido alguna oferta de ellos, seguro que la hubiese aceptado".

A la luz de estas declaraciones se entiende mejor lo sucedido hace un año en Budapest. En un 29 de julio como ayer, Alpine quiso organizar un cumpleaños para Alonso, pero las celebraciones en el hospitality, reducidas a la entrega de una tarta frente a una máquina de refrescos, compendiaban la gélida relación entre las partes. Definitivamente, Alonso había perdido la fe en Rossi, un tipo con fama de arrogante que venía de destituir a Marcin Budkowski como director ejecutivo y Remi Taffin en la división de motores de Viry-Chatillon.
Un líder 'arrogante'

Rossi, ejecutivo de éxito en Google y con máster en Harvard, había llegado al cargo pese a su total falta de experiencia en el motorsport. Siempre creyó que podría dirigir las operaciones desde su propia oficina, lo que le pronto le granjeó la enemistad de Alain Prost. "Rossi fue el mejor ejemplo de un líder incapaz que cree que puede superar su incompetencia con arrogancia y falta de humanidad", escribió Le Professeur este sábado en L'Equipe. Un furibundo varapalo contra quien, a comienzos de 2022, le había apartado de su cargo de embajador. "Pensó que había entendido todo desde el principio cuando en realidad se encontraba absolutamente desorientado", añadió.

No obstante, la gran víctima colateral de esta crisis quizá sea Permane, leyenda viva de la fábrica de Enstone, donde venía trabajando sin descanso durante las 34 últimas temporadas. Su rubicunda y afable estampa se antojaba como una de las escasas certezas Alpine. Al menos, este sábado, el británico pudo festejar el sorprendente podio de Pierre Gasly en la sprint race. La apuesta por un binomio de pilotos franceses se había convertido casi en una obsesión en el garaje azul.

Desde el aterrizaje de Szafnauer, en enero de 2022, Permane se había puesto manos a la obra con Fry, viejo conocido de los dos títulos mundiales con Alonso. Y sus reuniones en un discreto rincón del paddock, con un café en la mano, eran el mejor termómetro de lo que sucedía durante el de semana. Szafnauer, que desde su llegada pidió 100 carreras para situarse al nivel de Mercedes y Red Bull, sólo ha podido completar 34.


El Mundo
 
Topo